Archivo para enero 2014

"Asesinato en el Orient Express" de Agatha Christie. ¿Por qué no lo leí antes?   8 comments

Son varias las novelas de Agatha Christie las que he leído, pero precisamente esta nunca la leí porque hace muchos años vi la maravillosa película de Sidney Lumet y al final, aunque lo cogía de la estantería, volvía a colocarlo en su sitio. Finalmente, el otro día me decidí y desde luego que, como digo en el título de la entrada, no sé por qué no lo hice antes.
Autor:
Nombre completo: Agatha Mary Clarissa Miller Christie Mallowan
Lugar de nacimiento: Devon, Inglaterra
Fecha de nacimiento: 15 de septiembre de 1890
Murió: 12 de enero de 1976
Géneros literarios: Novelas / Policial / Detectives
Libros más destacados: Asesinato en el Orient Express, Muerte en el Nilo, más resúmenes…
Biografía:
Agatha Christie fue el fruto del matrimonio entre Frederick Alvah Miller, un corredor de bolsa estadounidense, y de Clarissa Margaret Boehmer, hija de un capitán de la Armada británica. Fue la menor de tres hermanos. Su padre falleció cuando ella tenía once años y su madre le dio clases en casa, animándola a escribir desde muy joven. A la edad de 16 años, asistió a la escuela de la señora Dryden, en París, para estudiar, canto, danza y piano.
Se casó en primeras nupcias en 1916 con Archibald Christie, del cual se divorció en 1928, pero después de este matrimonio se la conoció mundialmente como la escritora de novelas y cuentos policiales y detectivescos, con el nombre de Agatha Christie. En sus varios matrimonios, tuvo ocasión de recorrer lugares del mundo y usarlos como escenarios de sus escritos.
En 1961 fue nombrada miembro de la Real Sociedad de Literatura y hecha doctora honoris causa en Letras por la Universidad de Exeter.
En 1971 se le concedió el título de Dama del Imperio Británico (Dame), un título de nobleza que en aquellos días se concedía con poca frecuencia.
Agatha Christie murió de causas naturales el 12 de enero de 1976, a la edad de 85 años, en Winterbrook House, Cholsey, cerca de Wallingford, Oxfordshire. Está enterrada en el cementerio de la iglesia de St. Mary, en Cholsey.
Obras:
Sus obras se caracterizan por sus desenlaces inesperados. Hay personajes de su creación que han sido muy conocidos por sus lectores y seguidores: Hércules Poirot y Miss Marple.
Entre sus títulos más populares se encuentran Asesinato en el Orient-Express (1934), Muerte en el Nilo (1937) y Diez negritos (1939), aunque su mejor obra sea quizá una de las primeras, El asesinato de Roger Ackroyd (1926). En su última novela, Telón (1974), la muerte del personaje Hércules Poirot concluye una carrera ficticia de casi sesenta años.
Además de ser escritora detectivesca, Agatha Christie escribió 6 novelas románticas bajo el pseudónimo Mary Westmacott, algunas obras teatrales y un libro de poemas.
Listado de sus obras:
El misterioso caso de Styles (1920)
El misterioso caso del señor Brown (1922)
Asesinato en el campo de golf (1923)
El hombre del traje marrón (1924)
Poirot investiga (1924)
El secreto de Chimneys (1925)
El asesinato de Roger Ackroyd (1926)
Los cuatro grandes (1927)
El misterio del tren azul (1928)
Matrimonios de sabuesos (1929)
El misterio de las siete esferas (1929)
La muerte en la vicaría (1930)
El enigmático señor Quin (1931)
El misterio de Sittaford (1931)
Peligro inminente (1932)
Poirot infringe la ley (1933)
La muerte de Lord Edgware (1933)
Miss Marple y trece problemas (1933)
Asesinato en el Orient Express (1934)
Parker Payne investiga (1934)
El misterio de Listerdale (1934)
La trayectoria del bumerán (1934)
Tragedia en tres actos (1935)
Muerte en las nubes (1935)
El misterio de la guía de ferrocarriles (1936)
Muerte en Mesopotamia (1936)
Cartas sobre la mesa (1936)
Muerte en el Nilo (1937)
El testigo mudo (1937)
Cita con la muerte (1938)
Diez Negrito (1939)
Matar es fácil (1939)
Problemas en Pollensa (1939)
Navidades trágicas (1939)
Un triste ciprés (1940)
Maldad bajo el sol (1941)
El misterio de Sans Souci (1941)
La muerta visita al dentista (1941)
Un cadáver en la biblioteca (1942)
Los cincos cerditos (1942)
El caso de los anónimos (1943)
Hacia cero (1944)
Cianuro espumoso (1945)
La venganza de Nofret (1945)
Sangre en la piscina (1946)
Los trabajos de Hércules (1947)
Pleamares de la vida (1948)
Testigo de cargo (1948)
La casa torcida (1949)
Tres ratones ciegos y otras historias (1950)
Se anuncia un asesinato (1950)
Intriga en Bagdad (1951)
Ocho casos de Poirot (1951)
El truco de los espejos (1952)
La señora McGinty ha muerto (1952)
Un puñado de centeno (1953)
Después del funeral (1953)
Asesinato en la calle Hickory (1955)
Destino desconocido (1955)
El templete de Nasse y House (1956)
El tren de las 4:50 (1957)
Culpable de inocencia (1957)
El gato en el palomar (1959)
Pudding de navidad (1960)
El misterio de Pale Horse (1961)
El espejo se rajó de lado a lado (1962)
Los relojes (1963)
Misterio en el caribe (1964)
En el hotel Bertram (1965)
La tercera muchacha (1956)
Noche eterna (1967)
El cuadro (1968)
Las manzanas (1969)
Pasajero a Frankfurt (1970)
Datos técnicos:
Título: Asesinato en el Orient Express
Autor: Agatha Christie
Editorial: El País
Colección: Serie Negra
Encuadernación: Tapa blanda
Dimensiones: 12 x 20 cm
Páginas: 234
Fecha de publicación: 1934 (2004 para esta edición)
ISBN: 9788496246639
Precio: 6,00 euros
Sinopsis:
El legendario Orient Express avanza por la ruta Estambul-Trieste-Calais. Una tormenta de nieve detiene su marcha a medianoche, un millonario y su mayordomo, un conde y su esposa, una secretaria, un coronel y una princesa, son algunos de los peculiares pasajeros, Al amanecer, en un compartimiento con la puerta cerrada desde el interior, aparece muerto uno de ellos apuñalado varias veces. Cualquiera puede ser el asesino. Y se esconde en alguno de los vagones. Por suerte, el detective Hercule Poirot viaja, también, en el tren.
Agatha Christie, la reina del género de intriga, se vale de las «células grises» de su detective Poirot —algo sarcástico y de gusto por la deducción casi patológico— para reconstruir los hechos psicológicamente y dar una solución siempre imprevista.
Mi opinión:
¿Qué voy a decir? Una auténtica maravilla. La narración se divide en tres partes, cada una dividida a su vez en capítulos de distinta longitud, pero todos ellos cortos, concretos y dinámicos. En la primera parte se desgranan los hechos desde los puntos de vista de Poirot y los viajeros. En la segunda parte Poirot toma declaración a todos los viajeros, y finalmente, en la tercera parte, el detective desembrolla todo el asunto y anuncia sus conclusiones. El final, como siempre, inesperado…
El estilo es metódico, muy “científico”, y totalmente directo, para animar al lector a utilizar la deducción y competir con Poirot por saber antes quién es el asesino. En cuanto a los personajes, no me voy a centrar en Poirot, porque está ya sobradamente analizado en muchas ocasiones y por mucha gente. El gran mérito de Agatha Christie es crear una serie de personajes de distintas nacionalidades, profesiones, culturas, y que todos ellos tengan un nexo en común. Destacar a los dos compañeros de investigación, Bouc, presidente de la compañía y el doctor Valentine, que actúan como meros “confundidores” del lector. Ellos piensan como lo haría cualquier persona normal, y sus conclusiones, claro, son erróneas. Poirot está por encima de todos ellos y su cerebro trabaja de otra forma. El final, brillante y bonito…
Por supuesto que si esta novela no es recomendable, ninguna lo es. Si eres de los pocos que no la han leído, hazlo ya.
Errores, gazapos y otras cosas:
Nada que decir
Agatha Christie en Wikipedia
Agatha Christie en Facebook
Web oficial de Agatha Christie

Publicado 26 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

"El Chitón de las Tarabillas" de Francisco de Quevedo. Distinta, satírica y difícil   4 comments

Este libro de Quevedo hace tiempo que ocupa lugar en mi estantería y no me había atrevido nunca a leerlo porque había leído que era una de esas obras difíciles de entender, contra lo que es habitual en el autor. Pero me decidí por fin a hacerlo y la verdad es que me ha sorprendido gratamente, además de sacarme alguna que otra sonrisa.
Autor:
Francisco de Quevedo (Madrid, 1580 – Villanueva de los Infantes, España, 1645) Escritor español. Los padres de Francisco de Quevedo desempeñaban altos cargos en la corte, por lo que desde su infancia estuvo en contacto con el ambiente político y cortesano. Estudió en el colegio imperial de los jesuitas, y, posteriormente, en las Universidades de Alcalá de Henares y de Valladolid, ciudad ésta donde adquirió su fama de gran poeta y se hizo famosa su rivalidad con Góngora.
Siguiendo a la corte, en 1606 se instaló en Madrid, donde continuó los estudios de teología e inició su relación con el duque de Osuna, a quien Francisco de Quevedo dedicó sus traducciones de Anacreonte, autor hasta entonces nunca vertido al español.
En 1613 Quevedo acompañó al duque a Sicilia como secretario de Estado, y participó como agente secreto en peligrosas intrigas diplomáticas entre las repúblicas italianas. De regreso en España, en 1616 recibió el hábito de caballero de la Orden de Santiago. Acusado, parece que falsamente, de haber participado en la conjuración de Venecia, sufrió una circunstancial caída en desgracia, a la par, y como consecuencia, de la caída del duque de Osuna (1620); detenido, fue condenado a la pena de destierro en su posesión de Torre de Juan Abad (Ciudad Real).
Sin embargo, pronto recobró la confianza real con la ascensión al poder del conde-duque de Olivares, quien se convirtió en su protector y le distinguió con el título honorífico de secretario real. Pese a ello, Quevedo volvió a poner en peligro su estatus político al mantener su oposición a la elección de Santa Teresa como patrona de España en favor de Santiago Apóstol, a pesar de las recomendaciones del conde-duque de Olivares de que no se manifestara, lo cual le valió, en 1628, un nuevo destierro, esta vez en el convento de San Marcos de León.
Pero no tardó en volver a la corte y continuar con su actividad política, con vistas a la cual se casó, en 1634, con Esperanza de Mendoza, una viuda que era del agrado de la esposa de Olivares y de quien se separó poco tiempo después. Problemas de corrupción en el entorno del conde-duque provocaron que éste empezara a desconfiar de Quevedo, y en 1639, bajo oscuras acusaciones, fue encarcelado en el convento de San Marcos, donde permaneció, en una minúscula celda, hasta 1643. Cuando salió en libertad, ya con la salud muy quebrantada, se retiró definitivamente a Torre de Juan Abad.
Obra:
Como literato, Quevedo cultivó todos los géneros literarios de su época. Se dedicó a la poesía desde muy joven, y escribió sonetos satíricos y burlescos, a la vez que graves poemas en los que expuso su pensamiento, típico del Barroco. Sus mejores poemas muestran la desilusión y la melancolía frente al tiempo y la muerte, puntos centrales de su reflexión poética y bajo la sombra de los cuales pensó el amor.
A la profundidad de las reflexiones y la complejidad conceptual de sus imágenes, se une una expresión directa, a menudo coloquial, que imprime una gran modernidad a la obra. Adoptó una convencida y agresiva postura de rechazo del gongorismo, que le llevó a publicar agrios escritos en que satirizaba a su rival, como la Aguja de navegar cultos con la receta para hacer Soledades en un día (1631). Su obra poética, publicada póstumamente en dos volúmenes, tuvo un gran éxito ya en vida del autor, especialmente sus letrillas y romances, divulgados entre el pueblo por los juglares y que supuso su inclusión, como poeta anónimo, en la Segunda parte del Romancero general (1605).
En prosa, la producción de Francisco de Quevedo es también variada y extensa, y le reportó importantes éxitos. Escribió desde tratados políticos hasta obras ascéticas y de carácter filosófico y moral, como La cuna y la sepultura (1634), una de sus mejores obras, tratado moral de fuerte influencia estoica, a imitación de Séneca.
Sobresalió con la novela picaresca Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos, obra ingeniosa y de un humor corrosivo, impecable en el aspecto estilístico, escrita durante su juventud y desde entonces publicada clandestinamente hasta su edición definitiva. Más que su originalidad como pensador, destaca su total dominio y virtuosismo en el uso de la lengua castellana, en todos sus registros, campo en el que sería difícil encontrarle un competidor.
Datos técnicos:
Título: El Chitón de las Tarabillas
Autor: Francisco de Quevedo
Editorial: Castalia
Encuadernación: Tapa blanda
Dimensiones: 11 x 15 cm
Páginas: 144
Fecha de publicación: 1998 (de esta edición)
ISBN: 9788470397998
Precio: 7,30 euros
Sinopsis:
Definida por Lope de Vega como “lo más satírico y venenoso que se ha visto desde el principio del mundo”, esta obra surgió por encargo para ensalzar las figuras de Felipe IV y de su valido, el Conde-Duque de Olivares, y defenderlos de libelos que aparecían en contra de la política y las decisiones económicas de ambos. No obstante, esta obra —a medio camino entre la disertación política y la sátira—, es una de las más grandes muestras del talento, la ingeniosidad y el dominio verbal de Quevedo, y en ella se puede advertir entre líneas el ataque hacia aquellos que debía defender. Pretende ser un elogio y fue, sin embargo, el comienzo del deterioro de las relaciones entre Quevedo y el Conde-Duque. Esta edición se basa en la princeps de 1630 y añade Introducción, Bibliografía y notas a pie de página. Manuel Urí martín es doctor en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid y ha desarrollado la docencia en la Université Stendhal (Grenoble III), Carleton University (Ottawa) y la Universidad Inter-nacional Menéndez Pelayo (Santander)
Mi opinión:
A pesar de su corta extensión, varias veces tuve que volver atrás para seguir el hilo y entender ciertos términos económicos de la época. Aún así, me he divertido mucho. No es una novela, no tiene una trama, ni unos personajes a los que analizar. Se trata de un texto más o menos económico en el que el autor mezcla datos más o menos científicos con otros de crítica, tanto a los enemigos de la política económica de Felipe IV y el Conde-Duque de Olivares, como a los reyes anteriores, e incluso a los mismos a los que defiende, porque no todo va a ser bueno, claro…
La disertación la firma «El que todo lo ve» y va dirigida a «Tira la Piedra« y «Esconde la Mano« a los que responsabiliza de las críticas al sistema económico del rey y a los que a su vez critica y desprecia por no saber nada de economía.
En esta ocasión no hay errores lingüísticos y ortográficos, por lo que el último punto de la reseña queda en blanco. Muy recomendable la lectura de esta pequeña obra. Aunque asuste un poco al principio, se tarda muy poquito en leer y al final uno se da cuenta de que se ha divertido…
Errores, gazapos y otras cosas:
Nada que destacar

Publicado 26 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

La mano en el fútbol   Leave a comment

Hace mucho tiempo que vengo barruntando hacer esta entrada. Soy «futbolero» y me gustaría que este deporte evolucionara como lo hacen otros. Hay muchas cosas que mejorar y que la tecnología ayudaría sin duda a que se cometieran muchas menos injusticias arbitrales. Pero hay otras cuestiones que se podrían solucionar con un simple cambio en el reglamento. En este caso está el uso de la mano para tocar el balón en el juego.
Hay situaciones en las que el balón se puede tocar con la mano: el saque de banda que se hace con las dos manos, pasando el balón por encima de la cabeza y con ambos pies sobre el piso, y el portero que puede tocar el balón con la mano dentro del área de meta. Estas son las dos únicas excepciones y muy resumidas, en las que no hay dudas.
Las dudas surgen cuando el balón está en juego y quien toca el balón con la mano, entendiendo mano hasta el hombro sin incluirlo, y a este respecto, la norma dice:
Tocar el balón con la mano
Tocar el balón con la mano implica la acción deliberada de un jugador de tocar el balón con las manos o el brazo. El árbitro deberá considerar las siguientes circunstancias:
• el movimiento de la mano hacia el balón (no del balón hacia la mano)
• la distancia entre el adversario y la mano (balón que llega de forma inesperada)
• la posición de la mano no presupone necesariamente una infracción
• tocar el balón con un objeto sujetado con la mano (como vestimenta, espinillera/canillera, etc.) constituye una infracción
• golpear el balón con un objeto lanzado (una bota, espinillera/canillera, etc.) constituye una infracción
A partir de ahí deja la interpretación del árbitro si las manos son o no voluntarias. Pero en mi opinión, todo esto quedaría mucho más claro y el uso de la mano sería mucho menor si todo se redujera a un supuesto:
Siempre que un jugador de campo toque el balón con la mano, excluyendo el saque de banda y el portero dentro del área de menta, el árbitro señalaría falta. Tan sólo habría que dejar a criterio del árbitro si la mano es voluntaria o involuntaria. En el primer caso la falta sería libre directo y en el segundo sería libre indirecto. Los jugadores sabrían que deberían tener mucho cuidado a la hora de poner la mano en ciertas posiciones que resultan sospechosas.
Para proponer esto me baso en deportes que han avanzado mucho más que el fútbol y que están mucho más abiertos a mejoras, como el baloncesto. En este deporte, tocar el balón con el pie es infracción aunque sea tan involuntario que es un contrario el que lanza el balón directamente contra el pie. Se señala infracción, que no es tan grave como una falta personal, pero se saca de banda y todo el mundo sabe que es así. Nadie protesta y nadie intenta despistar al árbitro con triquiñuelas, porque no valen.
Y es que últimamente en fútbol se ven cosas como una barrera en la que todos los jugadores se cubren la cara con un brazo y sus partes con la otra mano. Si el balón da en ese brazo en esa otra mano, debería ser falta, porque es una mano voluntaria. También están las manos pegadas al cuerpo. El hecho de que un brazo esté pegado al cuerpo no quiere decir que tocar el balón con el brazo se haga de manera involuntaria. Los profesionales saben perfectamente dónde y como colocar todas las partes de su cuerpo para sacar ventaja. Y creo que hay que acabar con estas cosas. ¿Vosotros qué pensáis?

Publicado 26 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

Sorteo Unni Lindell de los blogs Momentos de silencio compartido y Juntando más letras   Leave a comment

Interesante sorteo conjunto de los blogs Momentos de silencio compartido y Juntando más letras. Se ponen en juego cuatro ejemplares de las obras de Unni Lindell. Si quieres participar, pincha aquí o aquí para acceder a las bases.

Publicado 26 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

Sorteo "Yo fui a EGB" del blog El rincón de Leira   4 comments

Sorteo en el blog El rincón de Leira. Se sortea un ejemplar de “Yo fui a EGB”, un libro que me apetece mucho tener y leer. Grandes recuerdos para todos los que ya tenemos una edad y la LOE, LODE, LOMCE, LOGSE y no sé cuantas leyes más, nos suenan más que a iniciales. Si quieres participar, pincha aquí para acceder a las bases.

Publicado 26 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

Sorteo "El general maldito" del blog Libros que voy leyendo   2 comments

Nuevo sorteo en el blog Libros que voy leyendo. Habrá cinco ganadores que se llevarán cada uno un ejemplar de “El general maldito” de Javier Arias Artacho, uno de los muy buenos autores de novela histórica que tenemos en España. Si quieres participar, pincha aquí para acceder a las bases.

Publicado 24 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

Sorteo primer aniversario del blog Leyendo en el bus   3 comments

El blog Leyendo en el bus cumple un año y lo celebra con un sorteo. El ganador se llevará 10 euros para gastar en Amazon. Si quieres participar, pincha en este enlace y accederás a las bases.

Publicado 21 enero, 2014 por Pepe en Sin categoría

A la Luz de las Letras

Relatos y Sucesos

Celia Zurdo Herrero

Descubriendo las cosas que mueven el mundo

Judith Bosch

Creación Literaria

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

musaquontas

artículos de lo que me da la gana y de lo que me gano la vida

Tango Terapia

El mejor tango para tus sentidos

tura...Litera

Leer, sentir y compartir

rfs-illustration

Illustration and Graphic Design

Dejando volar la imaginación.

Lugar donde sembrar los relatos, las ideas, los sueños que surgen tras escuchar una canción, ver una foto, encontrarme con alguien especial...

KUBKOLO33

Podcast/Blog by BARBARA FAVARO

LibrosEris

[...] Y yo quise cambiar el mundo, y tal vez... Ese mundo me cambió [...]

Cintas de Papel

Imagenes, palabras, frases y de todo un poco.

fernandomendez1.wordpress.com/

Periodista y escritor

A la Luz de las Letras

Relatos y Sucesos

Celia Zurdo Herrero

Descubriendo las cosas que mueven el mundo

Judith Bosch

Creación Literaria

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

musaquontas

artículos de lo que me da la gana y de lo que me gano la vida

Tango Terapia

El mejor tango para tus sentidos

tura...Litera

Leer, sentir y compartir

rfs-illustration

Illustration and Graphic Design

Dejando volar la imaginación.

Lugar donde sembrar los relatos, las ideas, los sueños que surgen tras escuchar una canción, ver una foto, encontrarme con alguien especial...

KUBKOLO33

Podcast/Blog by BARBARA FAVARO

LibrosEris

[...] Y yo quise cambiar el mundo, y tal vez... Ese mundo me cambió [...]

Cintas de Papel

Imagenes, palabras, frases y de todo un poco.

fernandomendez1.wordpress.com/

Periodista y escritor